Sobre Materna Inicio
Embarazo > Nacimiento y pos Parto
2013-10-07

Tristeza x Depresión

Una confesión y un alerta

Hola mamis!


Para muchas mamás, los primeros días en casa con un bebé puede ser muy complicado. No solamente por cumplir todas las tareas de madre, como cuidar de otros hijos ya mayores y conseguir descansar en los intervalos, generalmente cuando el recién nacido también duerme.


También es muy confrontante como un pos parto puede ser tan diferente entre un hijo y otro. Yo, por ejemplo, de Julia no sentía tanta necesidad en descansar entre las mamadas ya que ella dormía relativamente bien a la noche, al menos era algo más ritmado, entonces para el cuerpo ya es más fácil de acostumbrarse. Ya de Johanna, los sueños entrecortados del día, que a veces no pasaban de 40 minutos, y de noche amamantar teóricamente sin intervalos definidos, me dejo emocionalmente bastante confundida.


Desde la 2ª semana de vida de Johanna, hasta sus 2 meses, puedo decir que estuve cambiando muchas y varias veces entre momentos de extrema alegría y posteriormente una tristeza por sentir incapacidad en hacerla parar de llorar. Ella siempre lloro mucho, sufría de cólicos persistentes, no dormía fácilmente y cuando lo hacía dormía poco y en intervalos cortos, en fin, razones que solo las madres que ya pasaron por eso pueden entender.


Hay una diferencia muy grande entre esta tristeza que yo sentí y la depresión pos parto, que también es muy común. Como sé que hay muchas mamis que ya pasaron y/o aún pueden venir a pasar por eso, decidí compartir un texto informativo para que puedan entender un poco más sobre este asunto, lo que yo en mi momento no tuve, y saber como y cuando es necesario buscar ayuda y apoyo profesional.


***


Tristeza X Depresión


El bebé nació y todos están felices, pero la mamá parece irritada, muy cansada e desanimada. No es para menos, a pesar de que algunas etapas del proceso hayan sido superadas (embarazo y parto), una nueva etapa comienza, en que las alteraciones hormonales y emocionales se intensifican, pudiendo afectar el sistema nervioso central.


En este momento la mamá necesita restructurarse. Ella vive una especie de luto, de pérdida de algunas características con las cuales tuvo por mucho tiempo: la panza está vacía; ella dejo de ser hija y pasó a ser madre; siente carencia y falta de atención, ya que el foco es el bebé; encontrase condicionada al ritmo del hijo, que depende totalmente de ella; también pierde los momentos solos que tenía con su pareja y/o con los hijos mayores. Ni siempre la familia tiene estructura para ayudarla a superar esta etapa. Por eso, el auxilio profesional necesita ser garantizado.


Existen diferencias entre tristeza y depresión pos parto. La tristeza, también conocida como baby blues, ocurre a partir de la primera semana del nacimiento del bebé e es la más común, alcanzando entre 70% y 80% de las mujeres. El mal humor, crisis de llanto, sensación de incapacidad son sus principales características, pudiendo durar un tiempo sin causar un mal mayor, ni la necesidad de intervención de profesionales. Cariño, paciencia y comprensión con la madre ya son suficientes.


La depresión pos parto más conocida, requiere doble atención, con acompañamiento psicológico y psiquiátrico. Afecta entre 10% y 15% de las mujeres y puede comenzar en la primera semana después del parto y durar hasta 2 años. En estos casos, es muy importante que la madre cuente con una persona de confianza para ayudarle a cuidar del bebé hasta que se recupere.


Una de las características de este grado de depresión es la culpa excesiva. Muchas madres esconden este sentimiento de sus familiares, escondiéndoles los síntomas, que van desde una tristeza profunda y llanto incontrolable hasta irritabilidad, falta de concentración y trastornos de sueño y apetito.


La depresión afecta directamente la relación de la mamá con el bebé, causando una preocupación exagerada o de una total pérdida de interese. En casos extremos, sin acompañamiento y cuidados, pueden surgir pensamientos suicidas y homicidas.


Para ayudar a detectar cualquiera anormalidad psicológica en la recién madre, es importante analizar su historial. Si ya tuvo depresión en el pasado, relacionada o no con el parto, o si ya presentó un cuadro depresivo durante el embarazo, está más propensa a desarrollar la patología. Un embarazo no deseado también puede causar un aumento de estrese y terminar generando un cuadro depresivo después del nacimiento.


El psiquiatra brasileiro Frederico Navas Demétrio, relata que ¨lastimosamente, la gran parte de las mujeres no sabe que está deprimida y atribuí los síntomas al estrese, o no tiene sus quejas valoradas por la pareja, ni por el pediatra que atiende al bebé, ni por el obstetra que acompaña el pos natal. A veces el cuadro puede resolverse espontáneamente, pero, en muchos otros, puede tornarse crónico.¨


Para si tener un diagnóstico es necesario estar atento a los síntomas y cuanto ellos interfieren en el día a día de la madre.


***


Con cariño,


Cari

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player